Desarrollando soluciones: La Pintura Ablativa para las Estructuras de Hormigón

En una Estructura de Hormigón, su estabilidad frente al fuego se logra al limitar la temperatura del acero y demás armaduras que se encuentran en su interior. Para que el Hormigón presente un correcto comportamiento ante el fuego, sus aceros deben tener un recubrimiento mínimo de 40mm, esto significa que el acero debe estar distanciado por 40mm como mínimo de la superficie del hormigón. El problema es que, normalmente este distanciamiento no se acata en obra y el acero presenta solo 25 mm de recubrimiento de hormigón.

Tratamientos al Hormigón

Con el fin que el acero del hormigón, no alcance la temperatura crítica, se debe aplicar posteriormente una capa de productos ignífugos que logran compensar la disminución de resistencia contra el fuego, debido al acero que se encuentra más cerca de la superficie. De este modo se evita que la estructura colapse prematuramente.

Otro de los casos del Hormigón que debe ser tratado, es el denominado Spalling, que no es más que el desprendimiento que sufre el hormigón a causa de la dilatación que sucede en el acero y a la gran disminución de su humedad, todo esto producido por el impacto térmico. Esta es una reacción que se puede evitar aplicando la debida capa de protección. Cada aplicación se realiza siguiendo las exigencias del código técnico de la edificación RD314/2006. Y cada cálculo se realiza bajo lo estipulado en el Eurocódigo 2 EN 1992 y en la EHE, Instrucción de Hormigón Estructural.

Tipos de protección

Los elementos estructurales de Hormigón, podemos tratarlos mediante la aplicación de métodos para la protección pasiva ante el fuego. Estos métodos pueden ser: la aplicación de morteros o la colocación de revestimientos cerámicos ablativos como pasta fluida. Todo dependerá de los condicionamientos que imponga la obra.

¿Qué elementos podemos proteger?

Con la aplicación de estos métodos y productos de alta calidad, podemos otorgarles protección a: Muros portantes y no portantes, a los bloques de hormigón, los forjados de hormigón y los mixtos (hormigón + chapa colaborantes), los forjados reticulares rectos y los unidireccionales que incluyen casetones cerámicos, las losas, pilares y vigas de hormigón.

El revestimiento cerámico ablativo como pasta fluida la aplicamos mediante pistola airless, otorgándole al elemento de hormigón un acabado muy similar al de la pintura. Este producto ejerce su acción protectora a través de su capacidad intumescente. Pues, al estar bajo el calor dl fuego, se crea un importante volumen de masa de carbón poseedora de un bajísimo coeficiente de transmisión térmica. De esta forma, otorga un excelente aislamiento al elemento protegido. Este sistema intumescente debe realizarse progresivamente para garantizar su eficacia.