Cómo proteger los conductos de ventilación

Si en una edificación, el diseño e instalación del sistema de ventilación y de extracción del aire se realiza sin considerar el efecto que puede generar un incendio, normalmente se utilizan materiales muy ligeros para su construcción. Pues, constructivamente son materiales  bastantes económicos, por ejemplo, la fibra de vidrio o la chapa metálica.

En muchas ocasiones con difícil acceso el proyectado de mortero es la mejor solución en instalaciones existentes. El proyectado de mortero es una de las soluciones en ignifugacion estructuras metalicas o ignifugacion vigas de madera o pintura intumescente.

Pero, en estos casos, al momento de un incendio, cualquier soporte o conducto construido con alguno de estos materiales, tienden a deformarse y hasta fundirse. Esto causa su rompimiento de una forma rápida, con lo cual se da paso tanto al fuego como al humo. Y si estos conductos se encuentran atravesando diversos sectores de la edificación, el fuego podrá propagarse fácilmente.

Cumpliendo con la normativa actual para la protección y prevención de incendios en una edificación, así como para el incremento de su seguridad, contamos con diversos métodos para proteger los conductos de ventilación ante la presencia del fuego.

Consideraciones al proteger los conductos de ventilación contra el fuego

Esta protección contra el fuego puede llevarse a cabo en conductos ya existente. O bien, puede construirse un conducto por completo utilizando los materiales especiales.

Una de las principales consideraciones que debe tomarse en cuenta al momento de otorgarle protección a un determinado conducto, es el sentido del fuego. Debemos determinar si deseamos otorgarle protección al conducto, ante el fuego proveniente del exterior y que va al interior, o considerándolo en 2 sentidos. Pues, constructivamente, la solución técnica en cada caso es completamente distinta.  

Desarrollo de la solución: Cómo proteger los conductos de ventilación

Para la protección contra el fuego de los conductos, disponemos de 2 soluciones:

1. Colocación de Paneles semirrígidos

Esta solución consiste en la colocación de paneles de lana de roca de origen volcánico, que presenta una alta densidad de 165 Kg/m3. Posee un espesor de 9cm, y se encuentran impregnados muy ligeramente con resina.

Con este método se otorga una protección a los conductos de la ventilación, ante el fuego proveniente del exterior y que va al interior hasta un EI-120’.

2. Colocación de paneles rígidos

Es una solución que consiste en el uso de paneles de silicatos cálcicos con fibra inorgánica resistente ante el fuego (fibrosilicatos), como forma de refuerzo. Durante su fabricación, estos paneles son tratados a altas temperaturas, con la finalidad de otorgarles un magnífico comportamiento y estabilidad al encontrarse en un incendio.

Con este método se otorga una protección ante el fuego en 2 sentidos hasta un EI-180´. Y una protección ante el fuego proveniente del exterior y que va al interior hasta un EI-90’.