Cómo proteger las bandejas de cables

Dentro de una edificación existen diversos tipos de instalaciones que además de favorecer la propagación del fuego, también pueden iniciarlo. Como ejemplo, tenemos el manojo de cables o las bandejas, que según las características que posean, deben tener una atención especial.

Normalmente, el material usado como aislante eléctrico es inflamable, y en un caso de incendio, tiene la facilidad de deprender ciertos gases y humo muy tóxico. Y es precisamente este material, el que constituye un excelente propagador del fuego.

También tenemos que, ciertos cables deben mantenerse, por algún tiempo, aportando el suministro eléctrico en caso de incendio. Esto con el fin de aportan la energía necesaria para las comunicaciones, las alarmas o funcionamiento de algunos equipos vitales.

Desarrollo de soluciones: Cómo proteger las bandejas de cables

Pero todos estos problemas pueden solucionarse a través de dos técnicas.

1. Técnica para limitar la propagación del incendio

Para lograr limitar el paso del incendio, se deben utilizar los revestimientos con resinas termoplásticas cerámicas o de comportamiento intumescentes. Deben aplicarse a los cables de manera directa, dándole un total recubrimiento a la bandeja, y creando los cortafuegos en ciertas distancias.

Con la colocación de este tipo de barreras se logra limitar que el fuego se propague, aunque, las partes sin protección podrán deteriorarse y luego la energía será interrumpida.

De igual manera pueden construirse conductos con una placa rígida para evitar que el fuego se propague hacia otros sectores de incendio o áreas. Esta placa rígida estaría constituida por paneles de silicatos cálcicos que incluye fibras inorgánicas con resistencia ante el fuego como una forma de refuerzo. Durante su fabricación, estos paneles son tratados a altas temperaturas, con la finalidad de otorgarles un magnífico comportamiento y estabilidad al encontrarse en un incendio.

2. Técnica para lograr mantener el paso de corriente en un lapso determinado

En esta solución, se crean los conductos mediante placas rígidas con la capacidad de formar un sector contra los incendios, pero dentro del conducto. Estas placas están formadas por paneles de silicato cálcico con fibras resistentes contra el fuego que le sirven de refuerzo.

Mediante la aplicación de esta solución, podemos conseguir que el cableado mantenga su funcionamiento de pase de energía por un tiempo de 2 horas.